Ambrosia harina de amaranto 500g

$3.400

Ingredientes: 100% amaranto seleccionado
Peso: 500g.
Certificación: libre de gluten
Otras necesidades: vegano, sin conservantes, ni mezclas de otros subproductos
Duración: consumir dentro de 12 meses a partir de la fecha de elaboración
Tipo de molienda: harina fina molida en piedra
Formato: doypack con zipper, etiquetada con información nutricional, Res. sanitaria y una atractiva presentación
Ideal para: procesar en el hogar y distribución en tiendas especializadas en productos para celiacos, almacenes, minimarket y supermercados

Compare
Share this:

Descripción

Esta diminuta semilla, un tesoro heredado de los mayas y los aztecas, aporta energía, proteínas de gran calidad y abundantes minerales y vitaminas del grupo B. Por su sabor y textura gusta tanto a niños como a mayores. La composición nutricional del amaranto ha merecido que sea considerado uno de los 36 vegetales con mayor potencial alimenticio para la humanidad,debido a su riqueza en minerales y proteínas, su resistencia a la sequía y su gran rendimiento agrícola.

El amaranto constituye una excelente fuente de aminoácidos, muy útil para aumentar el consumo de proteínas de origen vegetal y obtener a la vez muchos otros valiosos nutrientes. Entre los cereales y pseudocereales el amaranto ocupa una posición destacada: con un 13,6% aporta casi el doble de proteínas que el arroz integral y supera al trigo (11,4%), al alforfón (10%) y al mijo (10,5%). Pero lo que que hace al amaranto aún más extraordinario es el valor biológico de esas proteínas, ya que incluyen todos los aminoácidos esenciales (los que el organismo no es capaz de sintetizar y precisa recibir de los alimentos) en una proporción óptima para ser asimilados.
El contenido en fibra del amaranto (6,7%) es superior al de la mayoría de los cereales y contribuye a la buena marcha del intestino y al cuidado de la microbiota o flora intestinal.

El amaranto es rico en minerales y oligoelementos, lo que lo hace muy reconstituyente. Es una gran fuente de calcio, superior a cualquier otro cereal, y aportan también una buena dosis de magnesio. Se considera una excelente fuente de hierro (superior a las espinacas), así como de cinc y selenio, que estimulan el sistema inmunitario.

Regula los niveles de colesterol sanguíneo impidiendo la reabsorción del colesterol que produce la bilis. El amaranto es más rico en grasas que la avena y estas son de gran calidad, principalmente poliinsaturadas. Por todo ello es un alimento cardio saludable. Además, posee compuestos fenólicos, de efecto antioxidante, y betasitosterol, que contribuye a disminuir el colesterol. Estos compuestos también son útiles en casos de hiperplasia benigna de la próstata.